Hola:

Soy Enrique Arrillaga, fundador de Muebles LUFE. Dicen que desahogarse es bueno. Por eso, aunque están siendo días difíciles para todos, he querido parar un segundo y contaros cómo lo estamos viviendo. Como no podría ser de otra forma, tenemos un poco de miedo. Miramos al futuro con incertidumbre y no sabemos muy bien cuándo volveremos a la normalidad ni de qué manera va a afectar todo esto a nuestro proyecto empresarial, al que tanto esfuerzo y cariño hemos dedicado. Tampoco está siendo fácil mantener el funcionamiento normal de la fábrica con el personal mínimo. Solo puede teletrabajar parte del equipo y para cumplir las medidas de seguridad recomendadas para nuestros trabajadores, que es lo más importante para mí, hemos tenido que cambiar de cabo a rabo nuestra forma de organizarnos en el día a día. Un pequeño caos.

Pero para superar los malos momentos, mucho mejor que desahogarse es sentir el cariño de la gente. Y estos días estamos recibiendo un montón de mensajes de cariño. Clientes que nos han escrito dándonos las gracias por la rapidez con la que les ha llegado su pedido. Clientes, como muchos otros, que por las circunstancias actuales necesitaban montar una espacio de teletrabajo en su casa. O clientes que nos han enviado fotos montando muebles con sus hijos, como una actividad divertida en familia que les ha ayudado a pasar de mejor manera estos días de confinamiento. En definitiva, saber que lo que hacemos sirve para algo nos llena de fuerzas para afrontar la situación. Lo decimos de corazón: nos sentimos muy afortunados de tener los clientes que tenemos. Y de lo generosos en piropos que sois hacia nosotros.

Como sabéis quienes conocéis la historia de la marca, Muebles LUFE nació después de un fracaso en plena crisis. Así que algo sé de superar malos momentos. No soy muy original. La receta, además de una pizca de suerte, es esfuerzo y rodearse de buena gente. Y en este sentido, me siento muy afortunado también de la gente de la que me he rodeado. Sin su generosidad, su esfuerzo y su buen hacer, nada de esto sería posible. Lo digo otra vez de corazón: gracias, familia.

Ya veis que estos días me siento, ante todo agradecido. Agradecido a mi maravilloso equipo pero también a todo el personal sanitario por la encomiable labor que estáis haciendo. Agradecido a mis clientes pero también a las agencias de reparto y a las personas que trabajáis en ellas. Agradecido, en general, al conjunto de la sociedad. Y por eso, y en la medida en la que podamos, estas semanas vamos a lanzar ofertas especiales. Aunque nuestros muebles ya son baratos de por sí, vamos a ajustar todavía más los precios para ponérselo más fácil a quien tenga que montarse en tiempo récord un lugar de trabajo o a quien tenga que alojar en casa a un familiar. No es gran cosa, pero es lo que podemos hacer en este momento.

Mucho ánimo, Enrique

Etiquetas:

Dinos tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *