Renovar muebles de madera
Comparte:

En Muebles LUFE no sólo vendemos muebles de madera para que puedas decorar tu hogar, también te enseñamos cómo conseguir que tus muebles de madera antiguos recuperen todo su esplendor.

Paso1: Preparar el mueble de madera

1. Preparad el área que vayamos a pintar. Colocad ropa vieja o papel de periódico en el suelo y abrid las puertas y ventanas para facilitar la ventilación. Debemos colocar el mueble sobre la ropa, ponernos una máscara para no respirar vapores y guantes para evitar mancharnos las manos.

2. Retirad cualquier tipo objeto del mueble, como por ejemplo tiradores, luces de mesa… para conseguir que éstas no se manchen y conseguir que la superficie entera quede cubierta.

3. Cubrid cualquier rayón o agujero con relleno para madera que podréis encontrar en cualquier tienda de bricolaje. Estos materiales cubren las partes dañadas de la madera y la igualan con el resto para tener un acabado perfecto. No os preocupéis por el sobrante, podremos eliminarla más tarde. Con una cuchilla retiramos el sobrante y lo dejamos secar.

4. Con una hoja de lija con un grano fino lijamos toda la superficie. Podemos facilitar el trabajo si usamos un bloque de madera para sujetar mejor la hoja de lija, o también podemos usar lijadoras eléctricas para superficies mayores. El objetivo es retirar cualquier resto de barniz o laca que haya podido quedar para que la primera capa de pintura agarra mejor. Presten especial atención a las zonas donde se ha aplicado el relleno, ésta debe quedar completamente lisa.

5. Retiramos los restos del lijado antes de pintar. Os recomiendo pasar un paño seco y limpio para retirar todos los residuos. Es caso de ser necesario usad un detergente suave para el limpiado y limpiadlo con un trapo.

Paso2: Imprimación y pintado

1. Para un buen acabado debemos imprimar la madera. Usando una brocha y un rodillo, aplicamos una fina capa de imprimación sobre la superficie de la madera. Usad la brocha en las esquinas y bordes y el rodillo para las áreas más amplias. Deja que la primera capa de pintura seque. Si quieres que la pintura dure más tiempo y resista mejor debemos tener en cuenta este paso de imprimación, tranquilos si el acabado no es perfecto, con tener toda la superficie cubierta es suficiente.

2. Con una hoja de lija de grano fino volvemos a lijar la superficie imprimada. Esto permitirá que la primera capa de pintura sujete mejor a la imprimación. Aseguraos que no queda ningún tipo de residuo en la superficie después del lijado.

3. Pintamos el mueble de madera, primero con un rodillo, después con una brocha. Cubre toda la superficie, a poder ser con un rodillo de espuma. Después, con pinceladas uniformes, recubrimos toda la superficie, prestando especial atención a los lugares donde no hayamos podido aplicar pintura con el rodillo, como los bordes o surcos. Deja secar la primera capa e inspecciona el mueble para encontrar posibles zonas sin pintar.
Considera usar acondicionadores para pintura de madera. Retardan el tiempo de secado de la pintura, permitiendo cubrir errores durante más tiempo y poder observar mejor la pieza. Se añaden directamente a la pintura y no cambian el color inicial. Las pinturas que secan rápido pueden parecer poco uniformes y grumosos.

4. Aplicamos una segunda capa de pintura si es necesaria. Muchas veces el primer resultado no es satisfactorio, por ello debemos aplicar la segunda capa una vez la primera esté seca (6 horas más o menos dependiendo de la pintura).

5. Para completar el pintado podemos recubrir la pintura con un esmalte o sellante para evitar rayaduras. También da al mueble un brillo extra.

Vía: www.wikihow.com