Categorías: Curiosidades Muebles LUFE

Hoy te hablamos de unos amigos muy queridos para nosotros. Son los árboles, los responsables de la existencia de Muebles LUFE. Compañeros eternos que nos encargamos de respetar y de cuidar a través de nuestros procesos, con la obtención de nuestra materia prima de bosques locales y sostenibles. Así logramos muebles resistentes, de diseño y calidad, pero también ecológicos, fabricados con madera de la buena, hermosa madera con certificación PEFC.

Esos árboles que sabes que actúan como verdadero pulmón de la tierra: donde hay árboles, hay vida. Esos árboles que en tu infancia dibujabas con pintura verde para las hojas y marrón para el tronco. Esos árboles que te han acompañado desde siempre, llegando en ocasiones a preguntarte si siempre han estado ahí.

Pues no, señor. Cada árbol tiene su propio ciclo, idéntico al tuyo y al mío: nacimiento, crecimiento, madurez y muerte. Pero ¿sabrías calcular la edad de un árbol?

Ciclo de vida de un árbol para determinar su edad

Ciclo de vida de un árbol. Fotografía vía blog de Referencias Estructurales

Más fiables que el registro civil

Si nos encontramos con alguien con la piel arrugada no es extraño deducir que esa persona tiene que haber vivido muchos años. Relacionamos los surcos y las manchas que tiene en la cara con la cantidad de años vividos.

Podríamos decir que, en este aspecto, las personas y los árboles somos bastantes parecidos, ya que con los árboles sucede lo mismo. La mejor forma de conocer la verdadera edad de un árbol y su pasado es a través de la lectura de los anillos de su tronco.

Marcaje de cada anillo del tronco para determinar su edad

Marcaje de anillos sobre un tronco con corte trasversal para determinar su edad.          Fotografía vía madereando.com

Pero ¿qué son los anillos?

Los anillos representan las temporadas de crecimiento del árbol. En el interior del tronco del árbol se genera un anillo nuevo cada año. El nuevo anillo se forma entre el anillo más reciente y la corteza del árbol.

Si estás paseando por el bosque y por casualidad te topas con el tronco seccionado de un árbol, echa un vistazo. Verás anillos con partes oscuras y otros con partes más claras. Las partes claras de los anillos se producen cuando el árbol ha crecido en la época de la primavera; por el contrario, las partes oscuras representan el crecimiento hacia finales del verano o principios del otoño. Por lo tanto, mirando el color de los anillos del árbol podremos conocer las circunstancias en las que nació y se desarrolló.

Imagen de un tronco cortado donde pueden verse todas sus anillos

Imagen de todas los anillos de un tronco cortado

Los anillos nos dan mucha más información

Para saber exactamente cuántos años tiene un árbol deberemos empezar a contar los anillos desde el centro. La corteza del árbol no cuenta como un año más ya que es la capa exterior del árbol.

Al igual que el color del anillo nos da un tipo de información, el grosor de éste nos indica cuáles han sido las condiciones de crecimiento. Cuanto mejores hayan sido las condiciones, el anillo es más grueso. Por ejemplo, si el árbol no obtuvo la suficiente agua ese año, el anillo que lo represente será fino.

Combinando todos estos elementos podremos llegar a descubrir la historia de ese árbol y, en general, el pasado del lugar donde habita.

Historial de vida de un árbol a raíz de sus cicatrices

Historial de vida de un árbol a raíz de sus cicatrices. Fotografía vía madereando.com

Ah, como curiosidad, la palabra técnica que utilizan los científicos para referirse al hecho de medir las líneas de tiempo de los árboles es “dendrocronología”.

Dinos tu opinión

Comentarios

  1. Avatar CLAUDIA BUSTOS dice:

    ME ENCANTO LA INFORMACION , ENTENDIBLE Y DE MUCHO CONTENIDO. GRACIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *