Categorías: Muebles LUFE

Hace un tiempo te contábamos lo que supuso para nosotros el boom Muebles LUFE. Lo hacíamos desde el mismo vórtice del tornado, aún con los teléfonos sonando 24 horas, las visitas colapsando nuestro servidor y pisándonos las ojeras de meter horas para sacar adelante los miles de pedidos que nos empezaron a llegar de la noche a la mañana.

Como te decíamos entonces, estábamos tremendamente contentos y orgullosos de que nuestra pequeña empresa hubiera suscitado un interés tan excepcional. Desde el primer momento, no obstante, fuimos conscientes de que algunos trenes pasan una sola vez en la vida: debíamos subirnos a él, sin duda. Pero sobre todo sabíamos que al hacerlo habríamos de poner todo nuestro empeño en seguir siendo nosotros mismos, en no traicionar nuestra filosofía. Siendo Muebles LUFE era como habíamos llegado a ese punto. Y así deberíamos continuar.

Lo hemos intentado… y no ha sido fácil

Bueno, durante estos meses lo hemos intentado. En este tiempo hemos visto lo que el compromiso de unos trabajadores puede lograr. Sabíamos que tenemos una excelente plantilla, somos de hecho casi una familia bien avenida, pero es en los momentos duros, de gran exigencia, cuando se descubre la magnitud profesional y humana de los que te rodean. También estamos orgullosos de eso. Los trabajadores de Muebles LUFE hemos sido una piña para conseguir sacar el trabajo adelante. Hemos sacrificado una pequeña parte de nuestras vidas para entregar a tiempo, para atender las peticiones de nuestros clientes, tanto los pedidos como las dudas o las quejas… Y tenemos que reconocer, que, a pesar de nuestro esfuerzo, en ocasiones el volumen de trabajo se nos ha ido de las manos.

Por eso ahora, un poco más calmados, tras un obligado periodo de reflexión, te pedimos disculpas por cualquier molestia que estos meses de locura hayan podido ocasionarte. Puede que se te haya retrasado el pedido, o que alguna pieza te haya llegado rota, o que… Podríamos intentar justificarnos contándote que nuestra cantidad de pedidos no solo nos afectó a nosotros, sino a nuestros proveedores, o que incluso aumentando la plantilla no ha sido posible responder como se merecía el 100% de los pedidos…

En fin, nuestras excusas no son excusa para tus necesidades. Has confiado en Muebles LUFE y eso merece la mejor de las respuestas. Como te decimos, estos meses han complicado un poco esa capacidad de respuesta. Por supuesto, insistimos:  eso no es culpa tuya. De modo que, de nuevo, recibe nuestras sinceras disculpas.

Hay luz al final del verano

A día de hoy, empezamos a respirar. Estamos recuperando el ritmo y quizá antes de que termine el verano la vida vuelva a ser lo que era. Es decir, dentro de poco volveremos a tener controlado el tráfico de pedidos y entregas. Capacidad de trabajo y vocación de servicio a nuestros clientes no nos falta. Por eso no dudes en seguir poniéndote en contacto con nosotros para solventar cualquier duda. Estamos para atenderte. Una vez más, gracias, de corazón, por tu comprensión y tu confianza. Seguimos creciendo contigo, gracias a ti. Y mucho más felices ahora que la resaca, por fin, empieza a desaparecer.

Dinos tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *